¿Volamos?

 

Cuantas veces  habremos escuchado la frase de “hay que tener los pies en el suelo”, y yo llevo toda mi vida preguntándome: ¿para qué?, ¿Por qué? , ¿Por quién? Por qué ese empeño en sujetarnos, en anclarnos, es situarnos en un lugar donde no pertenecemos, si al mirar donde miremos estamos rodeados de sueños realizados  de aquellos que se atrevieron a elevar su pensamiento, su deseo y sus sueños por encima de los demás. De siempre y por siempre estaremos sujetos aquello que no nos hace felices, si no somos capaces de elevar anclas y surcar el cielo. Todo conlleva un trabajo, pero la recompensa supera  el esfuerzo; el trayecto es como un ligero y sutil despegar, sin brusquedad, dejándose llevar sin saber donde puedas aterrizar; porque si eres capaz de encontrar el momento de elevarte,  el viento te permitirá surcar y alcanzar sin apenas darte cuenta la cima que ansiabas, vivirás el amanecer desde la perspectiva  de tu mirada  despejada de nubes y fragmentos de lo vivido. Sentirás el calor de un Sol, que acaricia sutilmente una piel tejida en recuerdos que solo ocupaban un espacio que  no les correspondía, podrás respirar  el primer aliento del amanecer desde un punto no viciado por lo terrenal. Allí arriba solo llevas lo importante, lo necesario para darte cuenta que el tamaño  de las cosas, varía en función de la distancia que tomas ,  y que son ligeras si eres capaz de soltarlas  con la calidez   y el discernimiento del amor.

Es necesario de antemano tener esa inquietud y marcar la diferencia que hará que tus pies no toquen el suelo. ¿Soñadores? palabra que etiquetan a o los que se atreven  a hacer realidad lo que sienten, pero si además lo comparten  pasará a llamarse progreso.

Mis pies  flotan  y se alzan como el vuelo de un ligero globo, ni antes, ni después… en su justo momento de despertar… ¿me acompañas?, ¿volamos?

 

Te respiro en cada latido

 

 

El tiempo no se detiene y pasa muy rápido, advirtiéndote que solo estas paseando de puntillas en esta morada  en la que resides llamada cuerpo, que te incita a vivir en los sentidos completos que se te han regalado para que puedas disfrutar de cada aliento y cada latido  con toda  tu energía.

Ya pasaron los momentos de tormenta y tú ser se despierta  avivado con la pura esencia, invitándote, ofreciéndote  los mejores regalos a tu paso, para que comprendas que todo cuanto necesitas es dejarte fluir en cada momento  más que con el único sentimiento de Ser.

Y te miro a los ojos, que me hablan sin palabras, escucho tu  pensamiento  en silencio  y te siento  unido a mí, aislados del ruido que provocan las almas perdidas en tormentosos caminos desafiantes sin sentidos más que materiales, espejismos de lo que jamás tendrán .

Pero ahí estás tú compartiéndote conmigo en el flujo que detiene mi respirar, que me obliga a tomar aliento y suspirar , a ir más allá , a superarme , a retarme en este cuerpo que me  mantiene junto a ti. Un poco más cerca  y con más complicidad  hilamos la conexión que nos eleva por encima de los demás, y flotando sobre el suelo nuestra Almas entra en estado de gozo y éxtasis que nos deja impregnados el uno del otro , grabando cada instante en el pergamino de nuestro Ser.

Y no sé porque es contigo, y no sé porque es conmigo; porque solo es un juego de palabras que no tienen sentido, quizás pudiérase un pacto de nuestras almas en su momento y hoy se reconocen y detectan su compromiso de libertad, en el abrazo  en el que somos únicos  y a la vez unidos  por lo que hemos sido y seremos en esos fragmentos que acunamos y prolongamos en el infinito de la eternidad.

No nos perdamos en el espejismo de esta experiencia corporal y volvamos a darnos la oportunidad de amarnos, porque  ya nos hemos amado, porque nos amamos y porque siempre nos amaremos .Te respiro en cada latido.

 

 

 

Un Cálido abrazo

 

No hay un solo instante igual, todo cambia a nuestro paso; con nuestra mirada, con nuestro respirar, con nuestro pensamiento, con nuestra energía, dentro y fuera de nosotros el continuo cambio de la imperfección más perfecta.

Y afortunadamente es así para que podamos seguir experimentando las sensaciones y emociones que nos son necesarias para nuestro Ser. Todos y cada uno de nosotros sabemos  lo que nos hace feliz, y sobre todo lo que no deseamos en nuestras vidas .Nosotros mismos nos cerramos puertas al cambio y nos convertimos en observadores de vidas   que no son las nuestras propias, intentando alcanzar por medio de los demás aquellos sueños que creemos inalcanzables, creándonos barreras y límites en nuestro pensamiento que nos impiden disfrutar de lo que realmente deseamos vivir. Aquello que llamamos sueños es la llamada a gritos de nuestra Alma esperando que saltemos  nuestros miedos, que creamos que las dificultades solo son el comienzo de un camino sin barreras, el deseo de expandir nuestro Ser a lo desconocido.

 Más es todo una proyección de lo que creemos vivir, porque todo cambia cuando dos Almas se abrazan con la mirada, es entonces cuando  sentimos que el tiempo no existe, que la distancia desaparece y nos une  en el infinito; que  los planos de ambos cuerpos quedan abandonados cual ropaje innecesario, y es cuando comprendes que hay mucho más en aquello que nos mantiene unidos .Que somos capaces de comunicarnos más allá de las palabras y del pensamiento  creado por la humanidad.

La huella energética que dejamos a nuestro paso   se funde en un cálido abrazo con las que transitamos, activando  los códigos para tomar decisiones, muchas de ellas inconscientemente, pero de una forma precisa y detallada  que nos empuja  al precipicio de la estabilidad espiritual, porque cuando te abandonas a los deseos de tu Alma  te conviertes en creador  de tus experiencias, dibujando metas fuera del plano conocido. Allá  no tan lejos nos aguarda un nuevo cambio que hará que tú y yo nos encontremos y compartamos un instante irrepetible y maravilloso que quedará impreso en nuestro Ser para la eternidad  y en el infinito.

Bienvenido cambio, bienvenida experiencia que alimentas  y das cobijo a mi  Ser en un sutil y cálido abrazo energético. Siento que estamos muy cerca de compartirlo… ya te estoy sintiendo.

 

Soy fuerte

Hay personas que sorprenden y se admiran por su capacidad de resistencia e  intensidad, que sobresalen de los demás por su fortaleza, su capacidad de superar dificultades y salir de lo que consideramos victoriosos de conflictos, son aquellos que captan la atención de cuantos los rodean.

Personas con una fuerza ya no solo física, sino que implica una firmeza emocional a la que no todos creen que puedan alcanzar.

Ya desde pequeños sobresalen por su capacidades resolutivas y decisiones maduras para su edad cronológica , se les exige más  que al resto porque su energía crece  al igual que absorbe todo cuanto les rodea; observadores incansables de la vida misma ,buscadores de lo desconocido, captadores de todo cuanto pueda ayudar a su propia evolución ,y compartir  con todos aquellos que en cercanía o en la distancia pudieran conectar de una forma u otra ,con esta energía que nos une y expande en el infinito.

Sin embargo tanta fuerza y dedicación  a la proyección de lo que son  no siempre es comprendida y reconocida, pues las capacidades de su entorno  no son más que exigencias al considerar que son más capaces , sin reconocer el esfuerzo que conlleva también para ellos. Y es cuando es necesario tomar distancia en la soledad y respirar para curar aquellas heridas que aún visibles no toman el alcance que sería necesario para sentirse cuidado por tu entorno, ya que de siempre han sido el que menos atención ha necesitado.

Así pues en ese aislamiento se limpia  la energía que les ayuda a elevarse, sanando las propias heridas  con mares salados en la mirada, calmando y sosegando aquellos sentimientos que turbia el Alma y desconectan con la esencia del Ser. Y ya preparados despojados del dolor vuelven a la batalla, más fuertes, más bravos, más humildes, dispuestos a dar lo mejor de ellos mismos a todo cuanto alcanza su energía, conectando y reconociendo Alma con Alma.

Mi alma te reconoce y soy fuerte porque estoy contigo.

 

¿Estamos preparados para vernos?

 

Tardamos 9 meses en prepararnos para venir a este mundo, y hasta unos  años más tarde no somos capaces de comunicarnos verbalmente y estar capacitados para ser independientes.

Según nuestra naturaleza necesitamos de los demás para sobrevivir y adaptarnos al medio, puesto que nacemos indefensos  y con nuestras capacidades corporales sin desarrollar por completo para que podamos valernos por nosotros mimos, algo que se nos olvida con el paso del tiempo y en la búsqueda de nuestra independencia; es entonces cuando comenzamos a perdernos en un océano de luces y oscuridad, buscando cómplices con quien compartir lo que somos y lo que sentimos.

Perdidos en laberintos que crujen nuestro corazón con decepciones y relaciones dolorosas que nos invitan a aislarnos del mundo que estamos  comenzando a conocer.

Las cicatrices profundas de lo que nos ha marcado  en el proceso de nuestro desarrollo, según las decisiones que hemos ido tomando, nos pondrán vendas en los ojos para que nadie pueda volver a lastimarnos el corazón.

Y es cuando  incluso inmersos en un mar de seres  nos encontramos en la más absoluta soledad, buscando no sabes el qué o quizás a quien… sueños rotos, deseos atrapados en telas  tejidas con miedos y lágrimas, deambulando en caminos que sabes que no son los tuyos, insatisfacciones y rencores que  recorren nuestras arterias hasta llegar a la psique y la pérdida de la razón, entrando en locuras y demencias que te atrapan en lo que ya dejaste de ser.

Y entonces cuando  has perdido todo ,incluso en miedo, tu aliento resurge cual inhalación  rozando la muerte, y se te brinda la oportunidad de volver a mirar el amanecer , ahora ya con lo vivido y lo experimentado en el paso del tiempo, eres capaz de sentir  los colores  y  saborear el alba ,mirar a los ojos de otras personas y comprender lo que son sin mediar palabra, con la única comunicación de lo que realmente somos , el lenguaje que conecta con todos los seres  y respeta sin juicios que son parte de la unidad de la que estamos formados.

¿Estamos preparados para vernos?  … cierra tus ojos, abre tu mente, respírame  y déjame que te respire, que podamos  sentirnos  y se caiga la malla que nos ha ocultado.

 

¿Qué es lo más valioso que posees?

Todos tenemos nuestra propia historia, nuestro pasado que nos ha dibujado una silueta acorde con lo vivido, que nos marca las facciones de nuestro rostro y nos da ese semblante que proyectamos allá por donde transitamos.

Y de todo cuando nos ha acontecido y hemos guardado en nuestros enseres, en nuestras pertenencias, en este espacio tan íntimo y tan nuestro, dime, ¿qué es lo más valioso que posees?

Podríamos nombrar infinitos tesoros materiales, quizás los   más sensitivos nombrarían  a los  seres queridos, pero nada nos pertenece y nada ni nadie nos da nombre o define quienes somos.

Más  somos lo que portamos en cada instante, en cada momento de nuestras vidas, segundos en el infinito que transcriben nuestra identidad en pequeñas huellas energéticas que compartimos, la mayoría de las veces sin ser conscientes de ella.

Aquellas miradas que hablan en silencios  contenidos, gritando por todos los poros de su piel que están presentes, y que son capaces de besarte el alma de la forma más cálida y sosegada.

Quienes a falta de palabras se entregan en cada melodía iniciada al despertar el día, aquellos que visten trajes de soledad a pesar de los colores de su ropa.

Y sin embrago  todo se llena de luz  cuando tu energía se entrega sin medidas, sin miedos, sin prejuicios, sin pensar más que en aquello que sientes, que eres y que brota desde lo más profundo de tu Ser, aquello que realmente te define y te identifica de todo cuanto te rodea, siendo capaz de vibrar alto, muy alto  e irradiar paz y amor a todo cuanto se acerca a ti. Resurges a la vez que te empapas  de los demás, tu presencia llena el espacio arrinconando pensamientos innecesarios, pues no hay más que el ahora.

Gracias por dejarme sentirte entre la multitud distante y fría, por compartir tu cálida energía y por encontrar el tesoro que habita en TI.

Vestida en tinta

Si el destino existiera y fuera posible capturarlo en un instante, sería en el momento presente del ahora eterno, porque los sentimientos no conocen tiempo, ni distancia, son ilimitables e infinitos, en cualquiera de sus formas posibles, siendo la misma energía fluyendo eternamente, sin dimensiones, sin perímetros y sin límites establecidos por una mente condicionada por la humanidad. Por ello y por todo, somos Almas eternas en continuo crecimiento, donde siempre nos encontraremos en el infinito del tiempo en todas sus apariencias. Siempre conectados por esta hermosa energía, en la que sentirnos es la fortuna más valiosa de un amor sincero. Acepta y fluye con el momento que estás viviendo, y date la oportunidad de experimentar lo efímero de lo corpóreo y el infinito del Ser.

Así pues pongo voz y me visto de palabras, que no son solo letras plasmadas   en un papel, sino la esencia de un Ser que se viste los sentimientos, igual que una ropa viste un cuerpo, esa soy yo vestida en tinta para ti, porque al oírme y sentirme mis letras cobran vida … estamos más cerca de lo que parece.

Que nada empañe quien eres

El incesante flujo de pensamientos que nos recorre, aderezado por la inmensidad de estímulo que nos alcanzan continuamente, se convierte en un amasijo de ideas, de emociones, percepciones y a veces hasta un agotamiento psicológico que no somos capaces de detener.

En el día a día somos bombardeados por mensajes continuos del que a veces ni siquiera somos conscientes, te proponen modelos de vidas y personas perfectas, de posición económica y social dentro de los que se consideran cánones de salubridad y progreso. Introduciéndote en el mundo material y de consumo como algo natural ahogando la verdadera esencia del Ser.

Por suerte hay lugares donde encontrar abrigo y un plato de comida caliente sin esperar su pago, personas que regalan su tiempo, su trabajo, aquello que poseen por ayudar a quienes no tienen medios. Sin duda una realidad para algunos nada fácil y muy lejos de aquello que se nos proyecta en medios de comunicación.

Pero si nuestras acciones van encaminadas hacia el bien común, si somos capaces de hacer que nuestro entorno más cercano encuentre una armonía dentro del orden natural del verdadero crecimiento, las vibraciones basadas en los actos de amor dibujaran el paisaje más hermoso del Universo , sin importar el lugar, ni el tiempo, ni siquiera el estado emocional en el que nos encontremos … si la persona que está contigo arropa tus sentidos, siendo capaz de conectar Alma con Alma crearemos un mundo más bello entre todos. Infinitas son las oportunidades del que no deja de creer en aquello que siente, porque conseguirá crearlo. No dejes que nada empañe quien eres, que nada empequeñezca tus sueños.

 

 

 

Deja atrás la tormenta

El cielo va tornándose gris y nuboso, poco a poco y sin darte cuenta, sin avisar se cierra ante tus ojos y precipitándose al abismo se desvanecen las personas, el espacio, el tiempo, sin ser consciente el respirar ahogado en tu pecho.

Y sucumbes ante el olvido y la percepción de los sentidos; se dice que la muerte es abandonar este cuerpo, más en la tormenta es aquello, una muerte suave y sutil de la que no serás consciente, porque la lluvia torrencial no te permite tener pensamientos, ni siquiera recuerdos.

El golpear incesante de los truenos hará que te refugies cada vez un poquito más en el rincón de tu abandono al miedo, a lo no previsto, a lo que avisaba tu alma que ocurriría y aun así no te preparaste para hacerle frente.

Todo sucumbe y el abandono es total, porque se te irá despojando de lo innecesario para tu nuevo día, tú nuevo rumbo, ese que aplazaste y latente reclama su tiempo. Germinando con una intensidad y fuerza que hará de tus pasos un guerrero alzado al cielo que aun con miedo le haces frente, porque sabes que cesará la tormenta, que era necesaria para recordarte tu camino, para hacer limpieza de todo aquello que acumulaste innecesariamente ,y ahora brotas en medio de la tormenta que poco a poco se abre ante tus pasos, el cielo reclama tu presencia y abre sus nubes para que la luz te encuentre, aun tenue y sin saber que estas saliendo de la tormenta, seguirás tu camino sin mirar atrás, renaciendo y disfrutando cual niño que por fin vuelves a reencontrar. Respira, escucha a tu Alma y déjate abrazar por el nuevo día que está comenzando a brillar. Bienvenido… te estábamos esperando.

 

 

Quédate Conmigo

 

 

 

En el silencio se encuentran las preguntas ahogadas sin respuestas, las negaciones amordazadas por los miedos, los suspiros que se etiquetan con nombres de personas, el frío de la tristeza y la humedad de lo callado.

Silencios que se visten día a día para esconderse en la multitud como un traje    que todos portamos, desconfianzas y miradas vacías  que asoman pizcas de recuerdos extinguidos.

Constancias  de marcas visibles en el respirar reflejan la vaina que soporta la oscuridad. Una piel apagada que guarda secretos que gritan su libertad.

Arropados por el día a día  en movimientos  rutinarios nos hacen creer que podemos esconder aquello que vemos frente  a frente.

Pero hay sensibles y cálidos seres que son capaces de interiorizar  y absorber  a la vez que limpian aquello que te hace mal, tocar ese lado que  nadie podría acariciar sin rozar  la piel. Transportar la energía para poder sentirte en cualquier lugar, aquellos que tocan tu Alma con palabras, que se acercan en la distancia y como un soplo de brisa recogen tu dolor y lo convierten en abrazo, llenando la noche de calor y silencio amoroso  que mata tu  pesar, en dos palabras  se puede acunar  un   “quédate conmigo” hasta que vuelva amanecer. Se sienten letras que cobran vida y estamos más cerca  de lo que parece; porque sentir es dejarse llevar por los deseos del Alma, más sinceros y puros que el propio pensamiento. Yo me quedo contigo.